<% 'Pendientes de trabajar directamente sobre la plantilla, debemos mostrar únicamente una de las secciones. Hemos elegido 'las noticias locales. seccion="local" SQLFecha="Select fechaPublicacion from fechaPub where id=1" set RSFecha=conexion.Execute(SQLFecha) if RSFecha.EOF then response.write("Error fatal. No se puede leer la fecha de activación de publicación o no existe.") else fechaPub=RSFecha("fechaPublicacion") SQL = "Select * from noticias" SQL = SQL & " where seccion='" & seccion & "'" SQL = SQL & " AND fecha='" & fechaPub & "'" set RS=conexion.Execute(SQL) if not RS.EOF then %> guadalajara-dosmil.com
     NOTICIAS
     OPINIÓN
 
  El Arco
  En la onda
  En clave
  Cartas al director
  La Contra
  Foto Indiscreta
  Nombre propio
  Semáforo
  Qué lo sepas
  Tribuna abierta
     LA COLMENA
   

  
Inicio > Opinión > En la Onda
Viernes 11-11-2005
  OPINIÓN

    

El crédito de los políticos

  Javier del Castillo 

Será mejor esperar a que Leonor tome el pecho, sin perder el tiempo especulando sobre si debería hacer "la mili" como su padre y en qué cuartel, algo que decidirán cuando toque los sucesores de José Bono. Será mejor solucionar antes los problemas que pueden ocasionar a la convivencia de los españoles el contagio de los disturbios franceses y la falta de oportunidades para la juventud, que perder tantas horas debatiendo sobre qué es España y sus circunstancias. Como si acabáramos de nacer.
Al citado José Bono le escuché decir el martes pasado, en un desayuno informativo, que por encima de las diferencias territoriales está la igualdad de todos los españoles ante la ley. Eso está muy bien, como casi todo lo que dijo en su intervención, pero estaría todavía mejor si se lo explicara cuanto antes al presidente del Gobierno, con el que se supone tiene una estrecha relación. Como también le debería explicar su frontal oposición a la reforma del Estatuto Catalán, si realmente no le gusta, como jura y perjura. ¿A qué espera para pedir cuanto antes a sus compañeros de partido que voten en contra de ese bodrio o le digan a Zapatero –siguiendo el ejemplo reciente de Tony Blair en Inglaterra– que por ahí no pasan?
Es más fácil predicar –y hacer demagogia– que dar trigo. José Bono es uno de los activos más importantes del Partido Socialista, pero le pierde –como a la mayoría de los políticos españoles– la necesidad de agradar siempre a la concurrencia. Los asuntos puntuales, aquellos donde definirse entraña riesgo, los rehuye o los torea sin implicarse. Por ejemplo, se le preguntó el otro día por la pérdida de apoyo popular de los socialistas –según las últimas encuestas– y contestó que en una cena en la que estaba Mariano Rajoy también se hizo una encuesta y salió como profesión más valorada la de registrador de la propiedad. Vamos, que no le quiso dar importancia a un asunto que estoy convencido le preocupa, como preocupa a otros dirigentes socialistas.
En ese mismo desayuno también se le pidió que opinara sobre los disturbios y revueltas que se están produciendo en Francia, en el sentido de si podían ser objeto de imitación en España, y lo único que dijo es que los expertos en estas cuestiones están trabajando ya sobre el asunto.
Saco a colación estos dos ejemplos, como podría sacar muchos más, para mostrar el distanciamiento evidente entre la clase política y los ciudadanos que delegamos en ellos la defensa de España y de nuestros intereses. A cualquier español le consta en estos momentos el descontento evidente con el Gobierno –y más concretamente con Zapatero– por su peculiar manera de enfocar la reforma del Estatuto de Cataluña. A cualquier persona de la calle le interesa también saber cómo afrontará este Gobierno, o el que venga, un problema tan grave como el que tiene en estos momentos Francia. Pues bien, estos dos asuntos se despachan por Bono o por cualquier otro ministro con una alegría y con un cinismo verdaderamente preocupantes.
Es muy frecuente escuchar que tenemos políticos de tercera, una clase política que no está a la altura de las circunstancias, pero la mediocridad no es lo peor. Lo peor es que no muestran por ningún lado propósito de enmienda. No les veo yo a los líderes políticos españoles preocupados por la corriente de animadversión que se va detectando en amplias capas de población. Ellos siguen erre que erre discutiendo sobre si será mejor transferir esta o aquella competencia, o si el culpable de todo lo que está pasando es el Partido Popular por haber apoyado la guerra de Irak.
Y mientras tanto seguimos sin poner remedio a la siniestralidad laboral, sin acuerdo en cuestiones tan cruciales para el futuro de nuestros hijos como la reforma de la educación, y sin saber por qué razón la Caixa de Catalunya perdona 6,5 millones de euros al PSC, partido de Montilla y Maragall.
Ya sé que los partidos políticos, por norma, no devuelven el dinero a los bancos, pero con qué cara nos piden luego que paguemos los impuestos y que vayamos a votar. He ahí el dilema, querido elector (y lector).



Primera Página | Local | Sucesos | Corredor Henares | Provincia | Agricultura | Medio Ambiente
Región | Deportes |
Última | OPINIÓN | LA COLMENA

© Ediciones y Publicaciones Guadalajara 2000 S.A
Diseño: NUEVA DIMENSIÓN

|

 

 

<% else 'RS.EOF=True response.write("
Existe un error en el acceso a datos o no existen datos con la fecha igual a la fecha de activación.
") end if 'IF RS.EOF end if 'If RSFecha.EOF, se utiliza para generar el mensaje de error en caso de no encontrar fecha de publicacion %>