<% 'Pendientes de trabajar directamente sobre la plantilla, debemos mostrar �nicamente una de las secciones. Hemos elegido 'las noticias locales. seccion="local" SQLFecha="Select fechaPublicacion from fechaPub where id=1" set RSFecha=conexion.Execute(SQLFecha) if RSFecha.EOF then response.write("Error fatal. No se puede leer la fecha de activaci�n de publicaci�n o no existe.") else fechaPub=RSFecha("fechaPublicacion") SQL = "Select * from noticias" SQL = SQL & " where seccion='" & seccion & "'" SQL = SQL & " AND fecha='" & fechaPub & "'" set RS=conexion.Execute(SQL) if not RS.EOF then %> guadalajara-dosmil.com
LA CAZA en Guadalajara
Guadalajara-dosmil.com
indice de la edición
contrata tu publicidad
     NOTICIAS
     OPINIÓN
 
   LA COLMENA
SUPLEMENTO CAZA
  Portada
  Cazar en Guadalajara
  Roldan
  Rehalas
  Atica
  Monterías
  Ética del cazador
  Homologar
el ciervo
  Breton y perdiz
  Segontia
  Botiquín de caza
  Noticias de caza
  Cocinar la caza
   

  
Inicio > Suplemento especial

VIERNES-25-10-2002
  SUPLEMENTO ESPECIAL CAZA

Ser rehalero:
un duro pero gratificante oficio
Poseer una rehala requiere mucho mimo y no pocos peligros

Parafraseando un famoso tópico, “detrás de un perro, siempre hay un gran rehalero”. Y es que ser propietario de una rehala con una media de 23 perros, requiere cuidados constantes: una perrera acondicionada para evitar que los canes se peleen, cuidar su alimentación...en definitiva,toda una profesión en el mundo de la caza que sin amor a los perros ni pasión cinegética (pues ser rehalero supone muchas horas de trabajo en el monte) sería muy difícil de realizar.
En una montería, el rehalero es el encargado de guiar a su rehala para que ésta “levante” a las especies y las dirija al punto de mira del cazador. A esa dura labor se une, además, el problema más grave que padecen, el de los robos de rehalas (en ocasiones, enteras). Para muestra, Gustavo Mayor de la Peña, agricultor de Auñón, y uno de los rehaleros de nuestra provincia que sufrió hace tres años en primera persona el robo -aún sin resolver-de una de las dos rehalas que poseía.

Recuperar a tus perros
A pesar de los años, a Gustavo se le nota aún dolido cuando nos cuenta que ese robo lo cometió “una banda de fanáticos que decían que mis perros no estaban en condiciones”. Aún no han aparecido pero no es de extrañar puesto que “recuperar la rehala es bastante difícil”. Las perreras donde se alojan tienen que estar a una distancia mínima de un kilómetro o kilómetro y medio de la vivienda del rehalero y eso las convierte en presa fácil tanto de ladrones de cachorros como de grupos que las roban enteras. Las cifras hablan por sí solas.
Un cachorro llega a costar entre 150 y 180 euros (25.000-30.000 pesetas) y el precio se multiplica por 3 (400 euros o más) si son perros “de bandera”.
Una de las soluciones propuestas por la Asociación Española de Rehalas para evitar robos pasa por tatuar a los perros e intentar que no estén muy aislados.

Más estético que ninguno
La estética perruna es, según nos cuenta Gustavo, “lo que más se mira ahora”, en detrimento de la experiencia. Él, en cambio, es de los que piensan que es mejor ser fiel al animal y “aunque el perro sea feo, se muere conmigo”. Su experiencia, al menos, cuenta.
Gustavo ha probado todas las modalidades de caza y, al final, ha optado por dedicarse, cuando su trabajo de agricultor se lo permite, únicamente a la práctica del ojeo. “También organizo monterías y durante mucho tiempo he sido cazador pero lo que más me divierte es ojear con las rehalas porque andas mucho, ves a los perros cómo trabajan en el monte, cómo levantan las piezas... en realidad, me gusta más por el animal que por mí”, cuenta.
A pesar de la mala experiencia tras el robo de su rehala, Gustavo no ha tirado la toalla, ha puesto buena cara al mal tiempo y confía en las previsiones. La temporada actual, dice, se presenta buena para la rehala que aún le queda. “Cerca de 40 monterías previstas sin contar las que seguro me saldrán a medida que avance la temporada”.

A los titulares de rehalas
*Es conveniente que el número de colleras (perros) oscile entre diez o doce para asegurar una batida eficaz.

*Identificar a los perros mediante colores o divisas en los collares, además de la chapa de origen. Se recomienda que aquéllos que sean de capa oscura porten campanillas o elementos visuales para su mejor distinción en el monte.

*Se descalificará y discriminará a quienes, a finales de temporada y en las últimas monterias, abandonan en el campo a los perros que no desean.

*Se solicita a los podenqueros, dentro de lo posible, el uso de atuendos tradicionales, y que mantengan, asimismo, los clásicos elementos de llamada, especialmente la caracola.



Primera Página| A Fondo | Local | Sucesos | Corredor Henares | Provincia | Agricultura | Medio Ambiente
Motor Región | Deportes |
Última | OPINIÓN | LA COLMENA

© Ediciones y Publicaciones Guadalajara 2000 S.A
Diseño: NUEVA DIMENSIÓN

<% else 'RS.EOF=True response.write("
Existe un error en el acceso a datos o no existen datos con la fecha igual a la fecha de activaci�n.
") end if 'IF RS.EOF end if 'If RSFecha.EOF, se utiliza para generar el mensaje de error en caso de no encontrar fecha de publicacion %>