<% 'Pendientes de trabajar directamente sobre la plantilla, debemos mostrar únicamente una de las secciones. Hemos elegido 'las noticias locales. seccion="local" SQLFecha="Select fechaPublicacion from fechaPub where id=1" set RSFecha=conexion.Execute(SQLFecha) if RSFecha.EOF then response.write("Error fatal. No se puede leer la fecha de activación de publicación o no existe.") else fechaPub=RSFecha("fechaPublicacion") SQL = "Select * from noticias" SQL = SQL & " where seccion='" & seccion & "'" SQL = SQL & " AND fecha='" & fechaPub & "'" set RS=conexion.Execute(SQL) if not RS.EOF then %> guadalajara-dosmil.com
LA CAZA en Guadalajara
Guadalajara-dosmil.com
indice de la edición
contrata tu publicidad
     NOTICIAS
     OPINIÓN
 
   LA COLMENA
SUPLEMENTO CAZA
  Portada
  Cazar en Guadalajara
  Roldan
  Rehalas
  Atica
  Monterías
  Ética del cazador
  Homologar
el ciervo
  Breton y perdiz
  Segontia
  Botiquín de caza
  Noticias de caza
  Cocinar la caza
   

  
Inicio > Suplemento especial

VIERNES-25-10-2002
  SUPLEMENTO ESPECIAL CAZA

Los cuidados en la caza: prevenir accidentes
Cómo actuar en caso de congelación o evitar infecciones

fotos tomadas del libro “medicina de la caza”/ La luchadera causante de la muerte de una persona se considera prueba judicial.

La invocación popular al iniciar la jornada de caza reza “Daño no hagamos, daño no tengamos”. Esto último que muchas veces se pasa por alto en el mundo cinegético, es tan importante como el respeto a los animales, ya que una jornada de caza implica un importante desgaste físico. Para que esta actividad se desarrolle en las mejores condiciones, los médicos aconsejan revisiones periódicas. Además, hay que tener en cuenta que durante la cacería son posibles los accidentes y no está de más saber algunos consejos para prevenir.

Ante el frio
La temporada de caza abarca los meses de frío. Por eso, es muy importante equiparse convenientemente. En general, la ropa no debe quedar ajustada y especialmente, en garganta, muñecas y tobillos. En caso de congelación, se recomienda aislar al paciente y llevarlo a un área caliente para evitar la recongelación, cubrir el área congelada con las prendas que se tengan a mano, dejar que la circulación se restablezca por sí misma (es decir, no frotar) y darle a beber bebidas térmicas no alcohólicas. También se recomienda mover los dedos cuando la parte afectada esté pálida.
El contacto de las yemas de los dedos sobre el cañón del arma o las partes metálicas en situación de temperaturas bajo cero puede porvocar que la piel de los dedos se pegue e incluso, se desprenda al intentar despegarla. El frío, asimismo, puede provocar una especie de urticaria de tipo alérgico que produce picor y dura menos de 24 horas.

Radiografía que muestra una perdigonada en un pie.

Accidentes con animales
Mordeduras, arañazos, cornadas, embestidas..., cazar entraña riesgos con los animales. Los casos más comunes son las infecciones de la propia herida causada por el ataque de la presa.
Las infecciones más corrientes son las causadas por la saliva del animal, que contiene muchas bacterias. Si nos muerde un animal herbívoro, las posibles infecciones se tratan con una buena desinfección. Si, por el contrario, recibimos un arañazo o mordedura de un animal carnívoro o un jabalí nos clava su colmillo, el problema se agrava puesto que la bacteria profundizará en la herida y será más difícil desinfectarla. Ante esto, la vacuna antitetánica es la solución más acertada.
Los cazadores también pueden contaminarse por manipular una pieza muerta. En el caso de liebres o conejos, es muy peligroso.

Comer caza
Uno de los finales de las piezas cazadas es la cocina. Normalmente, las especies se comen bastante cocidas lo que minimiza el riesgo de posibles contagios. No obstante, sí hay que tener en cuenta que no todas las carnes son iguales. Si se puede, es mejor comerla muy hecha y, en el caso concreto de la carne de jabalí, no ingerirla sin pasar previamente por un análisis veterinario, para evitar la posible existencia de triquinosis, presente en los músculos del cochino.

Con el zurrón, el peso se lleva de forma asimétrica.

Con el zurrón al hombro
El zurrón siempre ha presidido la típica y clásica estampa del cazador, rumbo al monte a cazar su mejor pieza. Sin embargo, esta entrañable prenda provoca, respecto a la mochila, más problemas de columna. Actualmente, éstas son más ligeras, con más capacidad de carga y mantienen el cuerpo en su eje. No obstante, ya lo dice el refrán: “sobre gustos no hay nada escrito”.

Un botiquín en la mochila
Un pequeño espacio en nuestro macuto reservado al siempre necesario botiquín no está nunca de más. Es conveniente que nunca falten gasas estériles, vendas de tamaño pequeño para dedos (5 cms.), vendas de tamaño grande para pierna (15 cms.), esparadrapo de tamaño mediano , una solución antiséptica yodada (no es aconsejable llevar mercromina), varios analgésicos antitérmicos como la aspirina, antihistáminicos (contra alergias), pinzas, tijeras y un silbato (si tenemos que pedir ayuda, se oye más que la voz).



Primera Página| A Fondo | Local | Sucesos | Corredor Henares | Provincia | Agricultura | Medio Ambiente
Motor Región | Deportes |
Última | OPINIÓN | LA COLMENA

© Ediciones y Publicaciones Guadalajara 2000 S.A
Diseño: NUEVA DIMENSIÓN

|

 

 

<% else 'RS.EOF=True response.write("
Existe un error en el acceso a datos o no existen datos con la fecha igual a la fecha de activación.
") end if 'IF RS.EOF end if 'If RSFecha.EOF, se utiliza para generar el mensaje de error en caso de no encontrar fecha de publicacion %>