Guadalajara DOSMIL
Guadalajara-dosmil.com
indice de la edición
contrata tu publicidad

     NOTICIAS
     OPINIÓN
     LACOLMENA
 
  Reportaje
  Entrevista
  Testimonio
  Vivencias
  Cultura
  Escapada
  Agenda
   
  
Inicio > La Colmena > Escapada
VIERNES, 10-12-2004
RUTAS
ANTERIORES
 

 

 

  ESCAPADA

Jadraque, buen sabor

La villa del castillo del Cid celebra la fiesta de las Migas

RAÚL CONDE

“El cerro más perfecto del mundo” dijo Ortega y Gasset, y sobre él, el castillo que mandara levantar el mismo año de la conquista de granada el llamado “tercer rey de España”, el cardenal Mendoza. Jadraque, nombre árabe, alude a los campos verdes que baña el Henares y que se divisan desde lo alto del capirote calizo con corona medieval.  

En la zona conocen la fortaleza como castillo del Cid, aunque en realidad nunca perteneció la mercenario burgalés sino a Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza, hijo de Pedro González de mendoza, quien lo recibió en herencia de su padre como Condado del Cid, en honor al ilustre guerrero.  

Jadraque es hoy tierra de buen cabrito asado y de fama merecida e la elaboración y venta de piezas de alabastro. Entre sus monumentos cuenta con la famosa Casa de las Cadenas donde dicen que Isabel de Farnesio abofeteó a Ana maría de Tremouille, viuda del príncipe de Orsini y camarera mayor de la primera esposa de Felipe V, maría Luisa de Saboya. Según parece, el rey y la camarera mantenían relaciones que no gustaron nada a la esposa del borbón. Dicen que este coraje fascinó tanto a Felipe que puso en sus manos los destinos del reino y condujo a la vapuleada España a un sinfín de guerras y miserias que acabarían con el poco prestigio que nos quedaba.  

Años después, pasarían por Jadraque intelectuales de la talla de Melchor Gaspar de Jovellanos y Francisco de Goya. El escritor y político ilustrado se refugió durante algunos meses en la casa del jadraqueño Arias de Saavedra, debido a su afrancesamiento. Jovellanos lloró en jadraque la incomprensión y la guerra que padecían nuestro país, y allí fue visitado por Francisco de Goya, quien le inmortalizó en el famoso cuadro que aparece en los libros de texto.  

A la estancia del palacio de los Saavedra, donde estuvieron hospedados pensador y pintor, se le conoce con el nombre de “Saleta de Jovellanos”. En ella se encuentran unos frescos de ella factura pintados por el ilustrado asturiano y guiados por la mano certera del genio aragonés.  

Tiene también Jadraque una iglesia parroquial con una portada manierista, un cuadro de Zurbarán que representa a Cristo recogiendo sus vestiduras y una talla del Cristo de los Milagros, de Pedro de mena. Un ramillete de obras de arte que hacen aún más interesante una visita obligada a este fértil rincón alcarreño.  

PARA NO PERDERSE  

Cómo llegar: Desde Guadalajara por la A-II dirección Zaragoza. Nada más pasar la localidad de Taracena tomar el desvío a mano derecha que cruza la autovía por encima del puente con dirección a Soria. Es la C-101 que, pasando por Tórtola e Hita conduce hasta Jadraque.  

Datos de interés: Aprovechar el viaje para visitar el monasterio de Sopetrán, la villa de Hita y el paisaje desde las Casas de San galindo o Miralrío, a cuyos pies, conla Campiña y la Sierra al fondo se juntan los ríos Henares y Bornova.  

Jadraque ha destacado últimamente por la venta y producción de piezas de alabastro de gran calidad. En Jadraque hay variados servicios, no en vano es la capital de la comarca.  

Gastronomía: Sobre todo el cabrito asado. En la villa han florecido numerosos restaurantes que se dedican a preparar uno de los cabritos más deliciosos de toda Castilla. Probar también las migas, los embutidos, los guisos con caza en temporada y las setas.

 

¿Pintó Goya la saleta?

Según recogen Emilio Cuenca y Margarita del Olmo en su libro “Jovellanos y Guadalajara”, hay dos elementos temáticos y figuras geométricas que ocupan el conjunto pictórico de la saleta de Jovellanos que se distancian de otros modelos allí representados.  

En este pequeño grupo de obras se diferencian dos estilos, uno de ellos da a conocer hechos de personajes satirizados mediante modelos populares y el otro presenta composiciones sin intención que bien pudieran ser un mero ejercicio de técnica. Ambos podrían ser obras de Goya o de su discípulo Luis Gil Ranz, según afirman los autores del libro. Según parece, Gil Ranz pudo pasar por Jadraque acompañando a Goya camino Zaragoza y tuvo que pasar obligatoriamente por la villa alcarreña.  

La técnica de estos motivos pintados en sepia es similar a la utilizada por Goya en sus caprichos y se diferencia de la que usa Jovellanos, más centrada en temas relacionados con la Naturaleza. Goya, al igual que en los medallones y abanicos de la saleta, traduce la fuerza de su imaginación por medio de líneas y manchas, claros y oscuros y está claro que en la saleta se deja ver el sentir del pintor aragonés. Por consiguiente, todo hace pensar que las imágenes de la saleta serían pintadas por Goya, mientras que Gil Ranz, pintor al que no se le reconoce esta originalidad, pudo pintar dos figuras, la 29 y la 30 que son un mero ejercicio de técnica.


volver arriba

Primera Página | Local | Sucesos | Corredor Henares | Provincia | Agricultura | Medio Ambiente
Región | Deportes |
Última | OPINIÓN | LA COLMENA

© Ediciones y Publicaciones Guadalajara 2000 S.A
Diseño: NUEVA DIMENSIÓN

</htm